El proceso de desescalada sigue su curso y las restricciones se van relajando a medida que se avanza de fase, al mismo tiempo que empezamos a conocer poco a poco las características de esta nueva normalidad que nos acompañaran durante la asistencia a velatorios y entierros.

Con la llegada de la Fase 1, ya se permitió la presencia de 10 personas en aquellos velatorios que se daban en espacios cerrados, mientras que eran 15 las personas que podían asistir si éste se daba en espacios abiertos. Con ello, la asistencia a crematorios, inhumaciones o cementerios se limitaba a 15 personas.

Relativo a los lugares de culto, el aforo se fijó en un 30% de su capacidad y el uso de mascarilla se hizo obligatorio. En paralelo, las instalaciones se incorporaron dispensadores de hidrogel desinfectante, se estableció una distancia mínima de seguridad de un metro entre los asistentes y se limitó cualquier reparto de folletos u otros materiales informativos.

En la misma dirección, el recinto siempre se desinfecta después de cada evento y no se puede utilizar agua bendita o dar la comunión durante las misas. Así, el uso de los aseos se ve reducido a una persona (y otro acompañante si se precisa) y éstos se verán desinfectados al menos seis veces al día.

Por otro lado, la entrada a la Fase 2 permite la flexibilización de alguna de estas medidas, como es el aumento de hasta 15 personas en la asistencia a velatorios en espacios cerrados y de 25 personas en lugares abiertos. La presencia en crematorios, inhumaciones o cementerios también se ve incrementada a 25 personas y el aforo de los lugares de culto pasa a ser del 50%.

Aún así, todas aquellas medidas de higiene y seguridad de la Fase 1 se mantienen con el objetivo de asegurar la salud y el bienestar de todos los asistentes y los profesionales. El uso obligatorio de mascarilla, la distancia mínima de seguridad y la desinfección minuciosa de los diferentes espacios, entre otras.

Recomendaciones para visitar los tanatorios

En línea con lo establecido por las autoridades competentes, desde Mémora pedimos que no se acceda a las instalaciones si se presentan síntomas compatibles con el COVID-19. También, recomendamos evitar aglomeraciones, mantener la distancia de seguridad, evitar permanecer en zonas comunes y respetar el aforo máximo permitido.

De igual forma, toda persona puede hacer uso de los dispensadores de gel desinfectante, especialmente al entrar y salir de los establecimientos. Con ello, confiamos en la colaboración de los asistentes y el cumplimiento de las indicaciones del personal pertinente y la señalética de las instalaciones.