En Mémora, desde el inicio de la crisis sanitaria, hemos colaborado y trabajado conjuntamente con las administraciones públicas, los agentes sociales y otros actores del tejido asociativo, al mismo tiempo que hemos respetado las decisiones y acatado las consecuentes medidas que afectaban al sector funerario en torno a la celebración de ceremonias, los velatorios y los protocolos de despedida.

Aun así, hemos sido conscientes de la dificultad que suponía para los familiares el no poder decir “adiós” a sus seres queridos, algo que hemos trasladado a las autoridades competentes con el objetivo de, una vez las condiciones físicas y sanitarias del país lo permitieran, flexibilizar las medidas de contención en el sector funerario y permitir una despedida digna: algo que todos merecemos y creemos esencial para afrontar el duelo de forma adecuada.

Tal y como afirma el Consejero Delegado de Mémora, Juan Jesús Domingo, “ritualizar la despedida es empezar a combatir la negación y a aceptar la pérdida, es permitir la reflexión sobre la muerte de manera serena, es rendir homenaje a quien queremos y a nosotros mismos”.

En este sentido, las islas de Formentera (Islas Baleares), la Gomera, el Hierro y la Graciosa (Islas Canarias) entraron en la Fase 1 de la conocida desescalada anunciada por el Gobierno de España el pasado lunes 4 de mayo, donde se han levantado pequeñas restricciones de contacto social, con las que podremos ver cómo, poco a poco, recuperamos la nueva normalidad y se recuperan los espacios de ceremonias para los difuntos. Se espera que el resto del país entre en esta misma fase durante los próximos días. Entre las nuevas medidas publicadas en el Boletín Oficial del Estado (03/05/20) se indican:

  • Un máximo de 15 personas en velatorios al aire libre
  • Un máximo de 10 personas en velatorios en interiores
  • Un máximo de 15 personas en las comitivas de entierros o cremaciones
  • Medidas de seguridad e higiene, relativas a una distancia mínima de seguridad de dos metros, higiene de manos y etiqueta respiratoria

Por ello, queremos compartir nuestro optimismo con todas las familias y profesionales de la compañía. En Mémora, estamos sumamente agradecidos de que las demandas del sector hayan sido escuchadas y sean considerados unos protocolos más flexibles, que permitan menor distanciamiento y unos últimos, aunque importantes, emotivos momentos con nuestros seres queridos.

También lo queremos hacer con todos y cada uno de los profesionales de la compañía, quienes han vivido semanas de una intensidad física y emocional muy elevada al acompañar y prestar apoyo a los familiares en la complejidad del momento, mientras compartían, con mucho respeto, su dolor por la pérdida.