Debido a la excepcionalidad de la coyuntura actual, y con la firme voluntad de Mémora de cooperar con las autoridades sanitarias, desde la compañía se han respetado y adoptado todas las medidas aprobadas de forma extraordinaria por las autoridades competentes detalladas a continuación.

El pasado 14 de Marzo se publicó el Real Decreto 463/2020 por el que se declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, en el que se contemplan medidas imprescindibles para hacer frente a esta situación.

  • Tal y como se indica en el artículo 11 del mismo, el Gobierno se guarda la opción de aplicar medidas extraordinarias de contención en relación con los lugares de culto y con las ceremonias civiles y religiosas.

Dentro de este marco extraordinario, el 29 de marzo de 2020 se aprobó la Orden SND/298/2020 por la que se establecían medidas excepcionales en relación con los velatorios y ceremonias fúnebres para limitar la propagación y el contagio por el COVID-19. Tales como:

  • Se prohíben los velatorios en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, así como en los domicilios particulares.
  • En el caso de fallecidos por COVID-19, no se podrán realizar prácticas de tanatoestética, intervenciones de tanatopraxia ni otras invasivas en el cadáver.
  • Se pospondrá la celebración de cultos religiosos o ceremonias civiles fúnebres hasta la finalización del estado de alarma y la participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de tres familiares o allegados.
  • Durante el periodo de vigencia del estado de alarma, los precios de los servicios funerarios no podrán ser superiores a los precios vigentes con anterioridad al 14 de marzo de 2020.

 Autoridades Autonómicas

Paralelo a la actuación del Gobierno y la aprobación de la Orden Ejecutiva el 29 de marzo, otras comunidades autónomas han adoptado reglamentos para regular la situación de excepcionalidad vivida en sus respectivos territorios. Entre ellas, destacan las medidas adoptadas por la Generalitat de Catalunya.

Acorde con lo previsto en el Decreto Ley 10/2020 de 27 de Marzo por el que el la Generalitat de Catalunya contemplaba medidas extraordinarias para dar respuesta al COVID-19, se aprobaba el 1 de Abril la Resolución SLT/799/2020 que determinaba la recogida y transmisión de los datos de las personas fallecidas por parte de las empresas prestadoras de servicios funerarios con el objetivo de analizar la difusión de la enfermedad.

Esta misma se veía complementada por la Resolución SLT/797/2020, en la que se declaraba los servicios funerarios como servicios de prestación forzosa debido a la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19, lo que implicaba la adopción de cualesquiera de las siguientes medidas:

  • La posibilidad de asignar a cada hospital, centro residencial u otros locales y espacios medicalizados una empresa funeraria para la prestación del servicio.
  • La determinación de un precio máximo que se debe ofrecer a los usuarios, en función de la modalidad del servicio.
  • La prestación del servicio debe adecuarse a lo establecido por las autoridades sanitarias.

Tal y como menciona el Código de Buenas Prácticas de las Empresas de Servicios Funerarios, todas las empresas de servicios funerarios formamos parte del sistema de salud pública, por lo que el cumplimiento de la normativa de salud pública es una responsabilidad que nos atañe.

Medidas tomadas por Grupo Mémora

Desde Mémora queremos transmitir nuestro compromiso y respeto a las medidas anunciadas por las autoridades estatales y autonómicas durante las últimas y difíciles semanas. En todo momento, la actividad de nuestros servicios funerarios se ha adecuado a la normativa vigente para preservar la seguridad y bienestar de nuestros profesionales y clientes.

Fieles a nuestro compromiso con las familias y con nuestros propios trabajadores, y frente a la excepcionalidad de la situación en la que nos ha tocado convivir, nos posicionamos como un operador proactivo, adoptando medidas y tomando decisiones siempre a favor de la seguridad y la salud pública.

En este sentido, desde la compañía hemos activado diferentes acciones desde el inicio de la crisis con la firme voluntad de contribuir a la estabilización y mejora de la pandemia del COVID-19, reforzando nuestra capacidad de respuesta y ofreciendo todas las facilidades posibles a las familias.

En Mémora nos anticipamos a la legislación vigente y, desde el pasado 21 de marzo, limitamos el acceso a nuestras instalaciones durante los velatorios y las ceremonias, ofreciendo sólo una despedida para los familiares más cercanos al fallecido. Siendo conscientes de la importancia que supone el proceso de duelo para aquellas personas que pierden a un ser querido, en Mémora ofreceremos la posibilidad de organizar ceremonias y despedidas de los fallecidos una vez finalizado el Estado de Alarma o el periodo de cuarentena.

Asimismo, los servicios de asistencia psicológica y emocional al duelo para las familias se han visto reforzados para dar una rápida y efectiva respuesta a todas las familias, así como los servicios de gestión logística y atención telefónica. En la misma línea, se ha puesto a disposición un sistema de firma digital en la contratación del servicio para evitar los desplazamientos. Desde la compañía también sugerimos el uso de los mensajes de pésame digitales para hacer llegar las palabras de afecto por parte de familiares y amigos.

De acuerdo con el crecimiento exponencial de la actividad en territorios puntuales de España, Mémora ha desplazado a sus profesionales con el objetivo de aliviar a nuestros equipos y asegurar un servicio de calidad. Bajo la misma filosofía y conscientes de la situación excepcional que viven diferentes sectores, se ha impulsado un servicio telefónico gratuito de soporte emocionalpara los profesionales de la salud y servicios sociales.