Josep París, Director de Desarrollo Corporativo, afirma que esta situación ha sido un “aprendizaje” para la plantilla, que “se ha dado cuenta de que son un servicio esencial”. Lanza un mensaje de agradecimiento a los profesionales de residencias que “han sacrificado una parte de su vida” para poner a la persona mayor “como máxima garantía”.