Jordi Fernández, responsable de tanatopraxia de nuestra compañía, explica la dificultad de la situación ante una actividad “multiplicada por cinco”, que ha generado una reorientación de la plantilla “hacia los servicios y funciones esenciales”.